Excursiones desde Corralejo II: Ascensión al volcan Bayuyo

A menos de 1 kilómetro de Corralejo se alza imponente el volvan Bayuyo, una oportunidad única de ver de cerca una monumento natural de tales dimensiones

Volcan desde  Corralejo Caldera del volcan de Bayuyo Tindaya desde el volcan de Bayuyo

Duración: 1:30

Dificultad: Fácil

Desplazamiento: 5 minutos en coche desde Corralejo

Recomendaciones: Siempre que hagamos senderismo es recomendable ir acompañados. Es importante indicar siempre a algún conocido cual es la ruta que vamos a hacer. Debemos llevar calzado apropiado (botas de trekking), agua, algunos frutos secos y chocolate. Una brujula y una cámara de fotos. En función de la previsión del tiempo, llevaremos ropa apropiada, aunque en Fuerteventura siempre es recomendable llevar un cortavientos.

El volvan de Bayuyo es una enorme caldera de la que surgió el norte de la isla de Fuerteventura hace miles de años. Pocas veces la naturaleza nos da la posibilidad de contemplar de una forma sencilla un volcan de tales dimensiones.

La excursión es muy sencilla, se puede realizar incluso sin necesidad de coger el coche, saliendo andando desde el apartamento. Toda la ascensión se realiza sobre piedras volcánicas por lo que necesitaremos llevar un calzado con suela dura, unas botas de trekking o unas zapatillas con suela reforzada.

Salimos de Corralejo en dirección hacia La Oliva. Nada más pasar la rotonda de salida, tenemos a la derecha una serie de pistas de tierra que se dirigen hacia el volcan, la primera acaba en unas casas y la segunda termina cuando nos encontramos unas enormes piedras que cortan el camino. Hay otras pistas posteriorres desde las cuales tambien se puede ascender. La clave de este primera etapa es dirigirse "como sea" hacia la base del volcan, es imposible perderse, aunque no hay un único sendero, todos llevan hacia la base. En nuestro caso, nuestro periplo tras dejar el coche nos llevó hasta un enorme cementerio de excavadoras, camiones y barcos, un museo del horror y de la desverguenza humana. Dejamos atrás el cementerio y llegamos en 5 minutos a la base de la enorme caldera que es el volcan de Bayuyo. Subimos por la arista este, un paseo amplio y sencillo. Durante la subida es recomendable darse la vuelta y disfrutar de las vistas de la isla de Lobos o de Lanzarote. Cuando hemos tomado algo de altura, miramos hacia el sur y apreciamos en todo su explendor una piramide dorada, aislada del resto de volcanes y montañas de la isla, es Tindaya, la montaña sagrada de los majoreros, los primeros habitantes de la isla. Seguimos caminando y pasamos por la cima, no existe una indicacion clara que marque el punto más alto del volcan y continuamos la marcha para descender por la arista oeste de la caldera del volcan. La caldera forma un circulo completo por lo que ascendamos o bajemos por donde bajemos siempre llegamos al mismo punto, desde el cual retornamos hacia el lugar donde hemos dejado el coche, pasando de nuevo por el vergonzoso cementerio de excavadoras que nos recuerda hasta que punto el hombre es incapaz de proteger un paisaje natural privilegiado.

En total, a un ritmo tranquilo el paseo nos puede llevar entre 1 y 2  horas

Suerte y disfrutad